Business Agility: La velocidad de adaptación de las empresas

Desafios actuales

En esta época de aceleración digital, no basta con aplicar nuevos procesos o implementar soluciones tecnológicas si las personas de una organización no cambian su mindset. Hoy las decisiones tienen plazos cada vez más cortos para el análisis y un mayor impacto en el resultado.

Que es Business Agility?

El #BusinessAgility toma protagonismo como variable de una interminable ecuación de análisis para lograr el cumplimiento de los objetivos y crecimiento de negocio. Es la herramienta que permite adoptar la filosofía y los valores ágiles en su esencia, transformando las personas y cultura, así como su estructura y tecnología, con el foco siempre centrado en el cliente.

Evite las promesas falaces

No se trata sólo de adoptar el método de moda, la #tecnología más moderna, sino que es necesario crear una nueva cultura que contemple todos los aspectos de las personas para que el camino de la transformación sea natural. Por lo tanto, además de la adaptación, es necesario liderar esos cambios de manera productiva y económica, sin comprometer la calidad en pos de mantener una ventaja competitiva.

Actualmente la adaptación a las variaciones de gustos de la demanda, el acceso a la información a través de diferentes fuentes, los rápidos cambios de estrategia comercial en la competencia, los avances de la tecnología y las regulaciones han provocado que las organizaciones se enfoquen en el análisis de los datos y la utilización de la información.

Por lo tanto, en ese sentido, lo primero que debemos hacer es crear la conciencia de que Business Agility no es un asunto meramente de Tecnología de la Información sino que debe involucrar a todas las áreas de la compañía. La agilidad combina velocidad y estabilidad, con el fin de responder de forma rápida y eficaz a las oportunidades y amenazas, como así también potenciar las fortalezas y disminuir las debilidades, tanto en el ambiente interno como externo de la empresa.

Hoy no basta sólo con cambiar procesos, tecnologías y servicios si las personas no cambian su mindset. El #management de la empresa debe ser parte de todo esto y ser el principal impulsor del cambio. Esta es también la primera dificultad a ser vencida: el compromiso de todos los ejecutivos y directivos, seguido de la definición de qué problemas se quieren transformar.

En una organización #ágil, -diseñada tanto para la estabilidad como para el dinamismo-, se crean redes de equipos dentro de una cultura centrada en las personas que impulsan el aprendizaje y ciclos de decisión rápidos, habilitados por la tecnología y guiados por un propósito común para co-crear valor para todos los interesados.

Impulse el cambio

Para impulsar este cambio y tener efecto positivo rápido, algo que puede ayudar mucho es definir pequeñas entregas o sprints para medir resultados, porque el convencimiento se hace posible cuando se consigue mostrando pequeños avances, con alianzas dentro de la organización y con resultados que animan a todos a crecer. Así, es necesario experimentar y entender el propósito, ya que no existe un modelo listo.

Resumen

En definitiva, una organiza tan ágil tiene la capacidad de reconfigurar rápida y eficientemente la estrategia, la estructura, los procesos, las personas y la tecnología hacia oportunidades de creación y protección de valor. Por lo tanto una organización ágil agrega así velocidad y adaptabilidad a la estabilidad, creando una fuente crítica de ventaja competitiva en condiciones volátiles, inciertas, complejas y ambiguas.

Ezequiel Bianucci

Head Growth & Customer Success


Contactate

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando el árbol.