La liquidez de los datos como activo estratégico

Cuando administra sus datos como un activo, evalúa el valor que tiene para su negocio, establece metas para utilizarlos, hace planes de inversión y mide el ROI de sus proyectos. En otras palabras, administra sus datos como lo haría con activos tangibles como productos, equipos o bienes raíces.

Para monetizar los datos, las empresas primero deben crear activos de datos estratégicos, es decir, transformarlos para que puedan tener “liquidez” (reutilización y recombinación) y permitir la creación de nuevo valor.

Preparación de activos de datos estratégicos para su reutilización y recombinación

La liquidez de los datos es algo constante, no una condición binaria, por lo que un activo de datos en particular puede ser más o menos líquido que otro. Los datos de muchas empresas tienen baja liquidez (ej: pueden estar atrapados en procesos comerciales burocráticos, bloqueados en herramientas poco flexibles, etc.) o pueden ser inaccesibles simplemente porque están incompletos, son inexactos o están mal clasificados o definidos.

Es fundamental reconocer que los datos no tienen que tratarse como activos tradicionales de una empresa. Los elementos físicos (edificio, oficina, mobiliario, etc.), la tierra e incluso el efectivo se van a deteriorar o agotar con el tiempo. En cambio, los datos son diferentes y se pueden reutilizar y recombinar libremente sin degradación.

Los activos de datos nacen para ser líquidos, pero si bien los datos son reutilizables y pueden recombinarse de forma inherente, la organización debe activar deliberadamente estas características. Y un buen lugar para comenzar es con los activos de datos estratégicos que tienen potencial para la creación y apropiación de valor en el futuro.

Estos activos estratégicos tienen innumerables usos posibles en toda la empresa; algunos se conocen y otros surgirán con el tiempo. Los activos de datos estratégicos generalmente incluyen datos de clientes, datos de comportamiento de canales digitales, datos de productos y otros datos que informan el desempeño comercial y las necesidades del cliente y son relevantes para las áreas de toda la empresa.

El propósito de los activos de datos estratégicos

Pasar del simple uso de datos a la creación de activos de datos estratégicos líquidos, las empresas deben descontextualizar los datos con un propósito designado y preparar cada activo para que sea preciso, completo, actual, estandarizado y comprensible en toda la organización.

Este proceso puede suponer la implementación de procesos como la gestión de datos maestros, la gestión de metadatos, la integración de datos, la gestión de la calidad de los datos, entre otros. También las capacidades de monetización de datos como, por ejemplo, la ciencia de datos, la comprensión del cliente, análisis de comportamiento y las capacidades de uso de datos, pueden impulsar un aumento en la liquidez.

A medida que más activos de datos estratégicos de una empresa se vuelven más líquidos, los datos están cada vez más disponibles para su conversión en valor, lo que acelera la monetización de datos de la empresa.

Por lo tanto, las estrategias de monetización deben abarcar todos los elementos de la gestión del dato, incluida la gestión de datos maestros (administración, seguridad, validación, etc.), la gobernanza de datos (gestión de procesos comerciales, cumplimiento normativo, gestión de riesgos, políticas, procedimientos, etc.) y calidad de los datos (arquitectura, integración, pruebas, etc.).

Cabe recordar que los datos nunca se agotan, nunca se desgastan y además se pueden usar en forma ilimitada. Grandes ventajas al momento de reutilizar y recombinar datos para generar valor.